El Cardenal pigmeo o soldadito (Lophospingus pusillus)

El Cardenal pigmeo o soldadito (Lophospingus pusillus)

Por Víctor Falcón Perera – CN K097

 

Artículo publicado en la revista de Aviornis Ibérica en 2014

Intentaré tratar desde mi experiencia personal los conocimientos que tengo sobre la cría de esta especie.

DESCRIPCIÓN Y HÁBITAT

Este pequeño pinzón de unos 13 cm de longitud con una cresta que lo convierte en un gracioso y simpático pajarillo, habita las zonas de bosque abierto “chaco” de tres países de Sudamérica (Argentina, Bolivia y Paraguay), recientemente también ha sido introducido en el S.O. de Uruguay.

Su coloración es grisácea con franjas negras en la cabeza, cresta y garganta en el caso de los machos, ya que en las hembras el negro es sustituido por un pardo grisáceo y carecen de la marca de la garganta.

CRÍA EN CAUTIVIDAD

Son aves fuertes muy activas y relativamente fáciles de criar, mi primera pareja estaba formada por ejemplares silvestres importados de Argentina y rápidamente se disidieron a criar haciendo un nido de copa con fibra de coco, pelo animal y rellenándolo de plumas o algodones.

Las puestas están formadas normalmente por 2 huevos aunque también llegaron a poner 3 en alguna ocasión y solo la hembra incuba por un periodo de 12/13 días mientras el macho le aporta alimento.

Una vez nacen los pollos, ambos progenitores se vuelcan en su alimentación basada principalmente en alimento vivo (Búfalos y Tenebrios), fundamental en los primeros días, semillas, algo de fruta y verdura.

Al tratarse de Embericidos los pollos no hacen buche como los canarios y digieren rápidamente el alimento que le aportan los padres provocando la expulsión automática del saco fecal que los padres retiran del nido manteniéndolo limpio hasta el abandono de los pollos del mismo.

Crecen muy rápidamente y pronto aparecen los primeros cañones y plumas. Los pichones serán anillados a partir del 5 día con anillas de calibre 2,5mm.

Abandonan el nido aproximadamente a los 12 días de nacer, antes casi de poder volar y se mantienen inmóviles mientras sus progenitores les llevan el alimento.  A partir de los 35 días empiezan a alimentarse por si mismo y tendremos que ir pensando en separarlos de sus padres ya que el macho podría agredirlos.

Los juveniles son muy similares a las hembras adultas salvo por las estrías que tienen en el pecho.

El plumaje adulto aparecerá completado a partir del año de vida pero desde los 7 meses se van definiendo los sexos.

La hembra vuelve a iniciar otra nidada en muchas ocasiones en el mismo nido utilizado anteriormente .

En una ocasión llegué a usarlos como amas de cría para otra especie con los mismos modos de alimentación El Brasita de fuego (Coryphospingus cucullatus).

Aunque se ha destacado en muchos lugares como una especie agresiva, en mi caso personal no lo puedo confirmar ya que los he mantenido en pajareras mixtas con otras especies y han criado sus pichones sin haber creado conflictos territoriales con el resto de especies con las que convivían. Pero si es cierto que no sería posible mantener más de una pareja en la misma jaula ya que tanto machos como hembras se pelearían.

EL CARDENAL PIGMEO EN LA ORNITOLOGÍA DEPORTIVA

Cada vez más se está criando esta especie en cautividad por lo que no es difícil de observar en muchos concursos y por supuesto en los mundiales como este de Portugal.

Animo desde aquí a los criadores de especies “diferentes” que no poseen un canto relevante ni una coloración llamativa y tampoco permiten experimentos genéticos de hibridación a que la críen en nuestros aviarios españoles.

Para terminar te invito a que veas el video de una de mis parejas criando.

Victor Falcón (CN K097) es especialista en exóticos de todo tipo aunque su verdadera pasión son los serinus africanos, especies que cría con esmero y dedicación y de las cuales posee una colección única en España.

 

 

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *