El Cardenal pigmeo o soldadito (Lophospingus pusillus)

El Cardenal pigmeo o soldadito (Lophospingus pusillus)

Por Víctor Falcón Perera – CN K097   Artículo publicado en la revista de Aviornis Ibérica en 2014 Intentaré tratar desde mi experiencia personal los conocimientos que tengo sobre la cría de esta especie. DESCRIPCIÓN Y HÁBITAT Este pequeño pinzón de unos 13 cm de longitud con una cresta que lo convierte en un gracioso y simpático pajarillo, habita las zonas de bosque abierto “chaco” de tres países de Sudamérica (Argentina, Bolivia y Paraguay), recientemente también ha sido introducido en el S.O. de Uruguay. Su coloración es grisácea con franjas negras en la cabeza, cresta y garganta en el caso de los machos, ya que en las hembras el negro es sustituido por un pardo grisáceo y carecen de la marca de la garganta. CRÍA EN CAUTIVIDAD Son aves fuertes muy activas y relativamente fáciles de criar, mi primera pareja estaba formada por ejemplares silvestres importados de Argentina y rápidamente se disidieron a criar haciendo un nido de copa con fibra de coco, pelo animal y rellenándolo de plumas o algodones. Las puestas están formadas normalmente por 2 huevos aunque también llegaron a poner 3 en alguna ocasión y solo la hembra incuba por un periodo de 12/13 días mientras el macho le aporta alimento. Una vez nacen los pollos, ambos progenitores se vuelcan en su alimentación basada principalmente en alimento vivo (Búfalos y Tenebrios), fundamental en los primeros días, semillas, algo de fruta y verdura. Al tratarse de Embericidos los pollos no hacen buche como los canarios y digieren rápidamente el alimento que le aportan los padres provocando la expulsión automática del saco fecal que los padres retiran...